Noticias

Freddie Mercury: la voz del rock

Dio su voz única a las canciones de Queen

El líder del famoso grupo musical británico Queen, Freddie Mercury, hubiera cumplido 72 años este cinco de septiembre. El intérprete de hitos musicales como We are the Champions, Bohemian Rapsody, I want to Break Free o Barcelona murió a los 45 años a causa de una bronconeumonía complicada por el sida que padecía. La voz de Queen se convirtió en el símbolo de la lucha contra la enfermedad causada por el VIH. No solo porque el mundo de la música quedó sin su talento, también porque fue provocada por un virus sobre el que aún prevalecía la ignorancia.

El último concierto de Freddie Mercury

El 9 de agosto de 1986, Queen dio el último concierto de su Magic Tour, lo que ellos y sus fans desconocían es que fue también el recital con el que la prodigiosa voz del grupo se despidió para siempre.

“Este día en 1986, Queen tocó en Knebworth Park. Fue el último show con Freddie Mercury. 125.000 personas estaban en el público. ¿Fuiste tú uno de los afortunados?”.

Con estas palabras y la fotografía de la banda sobrevolando la multitud a bordo de un helicóptero, la cuenta oficial de la banda Queen recordó este día que se convirtió en un hito.

Queen había dado dos mega conciertos hace menos de 1 mes. El 11 y 12 de julio, la banda repletó el estadio Wembley de Londres -con capacidad para 72 mil personas- con el show correspondiente a su gira Magic, y fue tal el éxito logrado que incluso pensaron programar una tercera fecha.

El impedimento no fueron ellos, sino el recinto, ya que estaba reservado para otro evento. Si querían hacer un tercer mega recital, debían buscar otro lugar.

Knebworth se convirtió en el lugar ideal. Si bien queda en las afuera de Londres en dirección norte, era el mejor sitio por la cantidad de personas que podía recibir -120 mil- y su ubicación céntrica en Inglaterra que tenía alta convocatoria. El resultado: las entradas se agotaron en menos de dos horas.

A kind of magic era el nombre del disco lanzado ese año que también dio nombre a su gira -Magic Tour- y proporcionó gran parte de sus temas. John Deacon, Roger Taylor, Brian May y Freddie Mercury quisieron celebrar los últimos shows en grande, y para ello usaron el escenario más grande, con plataforma de luces, y la pantalla de mayor tamaño que había en Reino Unido en ese entonces.

El parque Knebworth no daba cabida a nadie más. Pasadas las ocho de la tarde, solo hacía falta que la Queen subiera al escenario y diera el puntapié inicial a la música. De pronto, un helicóptero comenzó a sobrevolar el lugar, pero no era unos pasajeros cualquiera: eran Deacon, Taylor, May y Mercury aproximándose al lugar desde un helicóptero que contenía el emblema de la banda.

Las bandas británicas Bleouis Some, Status Quo y Big Country, oficiaron de teloneros, pero la gente estaba expectante por el plato fuerte de la noche. A las 20 horas con 50 minutos, Queen se presentó ante el público y comenzó la jornada con “One Vision”, la canción que también da inicio al álbum que estaban promocionando.

Durante dos horas, los músicos comandados por la voz de Mercury interpretaron dos horas de su repertorio, incluyendo el famoso momento de improvisación vocal en el que miles de personas siguieron las instrucciones de Freddie.

Al finalizar el concierto, John Deacon tomó su bajo y lo tiró contra los amplificadores, y Freddie se despidió de la multitud con la frase “Buenas noches, sean felices”, vistiendo una capa de Rey y una corona al son de “God save the Queen”.

Este fue el último recital de Queen junto a Freddie Mercury. Al año siguiente se le diagnosticó VIH positivo y la banda se dedicó exclusivamente a grabar material nuevo: los discos The Miracle(1989), Innuendo (1991) y el póstumo Made in heaven (1995).

Lamentablemente no existe un registro oficial de calidad de aquel recital. El guitarrista Brian May informó que unos pocos segundos se grabaron profesionalmente por Doro Productions, pero todo el material existente corresponde a las escasas capturas del público.

Lo que sí está disponible es un breve registro documental donde los músicos dan cuenta de algunos detalles de aquel concierto e imágenes del tras de escenas.

“Cuando comenzamos, siempre pensamos a futuro: ‘Queremos hacer esto aquí, queremos ir allá, queremos que nuestros álbumes sean exitosos’. Y trabajamos arduamente en eso, pero en cierta manera ya lo habíamos logrado en varios países. Eso te quita varios incentivos”, dijo John Deacon.

“Pareciera que pasó un largo tiempo desde que comenzamos. Parece inimaginable todo lo que ha pasado. Siempre hemos tenidos grandes egos, siempre hemos pensado que tenemos algo especial y que podíamos hacer algo que nadie más podía, y eso nos impulsó al inicio. Pero creo que nunca pensamos que efectivamente ocurriría y creo que ni siquiera sabíamos que era posible”, agregó Brian May.

Roger Taylor, en tanto, destacó que seguirían trabajando hasta más no poder: “Creo que logramos lo que queríamos hacer y lo seguiremos haciendo por un tiempo, simplemente no me rendiré”.

Queen logró posicionarse como una de las bandas más relevantes no solo de la década los 80, sino de la historia del rock. El mundo los veía como leyendas y ellos lo tenían claro: “En cierta forma se hace más difícil porque ya estás empoderado. La otra vez me preguntaron ‘Ahora que tienes todo ¿Qué más hay ahí?'”, dijo Freddie Mercury como confesando desconocer esa respuesta. “Creo que no habrá un momento en que no ande corriendo por el escenario. Sería ridículo. Siempre llega un momento en que debes parar, pero la música siempre será lo mío”.

“Lo que finalmente nos mantiene unidos es el hecho de que Queen es mejor que todos”, dijo Brian May, quien hasta el día de hoy continúa al mando de Queen preservando el legado de Freddie Mercury -fallecido en noviembre de 1991- y de John Deacon -quien se retiró de la banda en 1997-.

Fuente: La Tercera